Archivo de la categoría: Lo que la verdad esconde

Lo que la verdad esconde

Un matrimonio aparentemente feliz compuesto por una ex violoncelista  y un notorio químico  viven en un cómodo caserón cercano a un bonito lago con su hija adolescente .

Justo cuando la hija se marcha de casa para iniciar sus cursos universitarios a su madre le comienzan a suceder unos acontecimientos muy extraños.

En esta epidemia que padecemos de thrillers de suspense con temática paranormal a raíz del megaéxito de la temporada pasada con ‘El sexto sentido’ recibimos uno de los productos que más expectación había causado entre la parroquia cinéfaga aficionada al suspense debido a la solvencia de su galardonado director Robert Zemeckis y al atractivo físico y comercial de la pareja Michelle Pfeiffer/Harrison Ford.

El resultado: un latoso mejunje en el que se dan la mano desde el espiritismo más juguetón hasta las casas encantadas pasando por las apariciones fantasmales o incluso el patetismo y puerilidad del psychokiller que no muere ni con veinte cuchillos clavados en el epicentro del corazón (sin duda una de las más previsibles y básicas características del mal cine de terror).

Bajo esta premisa se desarrolla una película realizada con buen tacto por Zemeckis (sabe tratar la cámara, cuidar sus movimientos, describir emociones) pero con inepto sentido del suspense (el espectador casi siempre se adelanta a los hechos tras dibujar su director las situaciones, cuando lo contrario sería lo deseable, que sean los hechos los que sorprendan y se adelanten a la mirada del espectador) en una insuficiente trama con personajes mal rematados (no se puede presentar a unos caracteres de una manera tan enfática para luego no desarrollarlos ni con el personaje principal ni con ninguna vinculación argumental).

Los conscientes y constantes guiños sonoros al gran compositor hitchcockiano Bernard Hermann no redimen esta patraña sobrenatural verdaderamente tediosa a pesar de los esfuerzos interpretativos de la bella Michelle Pfeiffer.

Esto ratifica una vez más que Alfred Hitchcock puede ejercer (y ejerce) influencia o que un director y guionista puede servirse de su magnánima obra para imitarle, pero acercarse a su talento cinematográfico, aunque sea de lejos, es muy, pero que muy difícil. 

REPARTO Michelle Pfeiffer, Harrison Ford, Diana Scarwid, Joe Morton, James Remar, Miranda Otto, Amber Valletta, Katharine Towne